Confesión de Fe de la Iglesia Cristiana Fuente de Paz y Esperanza

Esta Iglesia, como consecuencia de su carácter confesional, fundamenta su actuación en las doctrinas bíblicas y los principios bíblicos que seguidamente se expresan, los cuales deben ser aceptados por cada miembro de la Iglesia e inspirar todas sus acciones.

Creemos que hay un solo Dios que existe eternamente en tres personas: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.  Cada una de estas tres Personas posee la misma naturaleza y los mismos atributos y perfecciones de la Deidad.

Creemos que Dios Padre es eterno, inmutable, todopoderoso, omnisciente, omnipresente, todo amor, completamente justo y perfectamente santo, soberano creador, gobernador y sostenedor del universo.  Él es Padre del Señor Jesucristo y Padre de todos los creyentes.

Creemos que el Señor Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre, concebido por el Espíritu Santo, nacido de la virgen María, santo e impecable, murió como el sacrificio vicario y perfecto por los pecados del hombre, resucitó literalmente de la muerte, ascendió al cielo, es el único fundamento suficiente de redención de la culpabilidad y del poder del pecado y como tal el único mediador entre Dios y el hombre, y vendrá en forma personal por su Iglesia.

Creemos que el Espíritu Santo es una Persona divina, cuya obra es la de exaltar al Señor Jesucristo, convencer al mundo del pecado y transformar a cada creyente a la semejanza de Jesucristo, y quien mora permanentemente en cada creyente al momento de creer y lo capacita para vivir una vida santa.

Creemos que la Biblia es la revelación escrita de Dios, absolutamente sin error en los manuscritos originales, que los sesenta y seis libros de la Biblia constituyen la plena Palabra de Dios inspirada por el Espíritu Santo y dada por Dios al hombre como la única autoridad en todo lo que atañe a la fe y la conducta.

Creemos que el hombre fue creado por acto directo de Dios a Su imagen y semejanza, pero por desobediencia incurrió en el castigo de la muerte física y espiritual, quedando de esta manera separado de Dios.  Creemos en la pecaminosidad universal y la culpabilidad del hombre caído que acarrea la ira de Dios y la condenación.

Creemos que la salvación del pecador es completamente por la gracia de Dios y sólo por medio de Jesucristo quien murió en la cruz y resucitó como el sacrificio vicario y expiatorio.

Creemos que cada persona que recibe al Señor Jesucristo por medio de la fe genuina en Él, aparte de cualquier obra humana, es declarada justa ante Dios con base en el sacrificio de Jesucristo, es nacido de nuevo por obra del Espíritu Santo y llega a ser un hijo de Dios creado en Cristo Jesús para buenas obras y es guardado eternamente por el poder de Dios.

Creemos en el sacerdocio de todos los creyentes, que en la unidad del Espíritu Santo, constituyen la Iglesia Universal, el Cuerpo espiritual del cual Cristo es la Cabeza, comprometidos por el mandamiento de su Señor Jesucristo a observar las ordenanzas del bautismo y la cena del Señor y a proclamar el Evangelio a todas las personas sin distinción.

Creemos en la existencia y personalidad de los seres angelicales: los ángeles fieles y los caídos, siendo los fieles los ángeles que sirven a Dios en el cumplimiento de sus propósitos.  Los ángeles caídos, que son Satanás y sus demonios, se oponen a Dios, fueron vencidos por Jesucristo en la cruz y tendrán su fin eterno en el lago de fuego.

Creemos en el retorno inminente, personal y visible del Señor Jesucristo en poder y gloria, la resurrección corporal de todos los muertos, el juicio final para todo ser humano según la declaración previa por Dios de que los creyentes en Jesucristo pasarán a vida eterna con Dios y los incrédulos a castigo eterno en el infierno y la consumación del Reino de Dios.

Lo Que Enseñamos

La Declaración sobre Lo Que Enseñamos presenta la posición de la Iglesia Cristiana Fuente de Paz y Esperanza sobre doctrinas y principios bíblicos. Es una ampliación de la Confesión de Fe para dar más detalle sobre lo que ensañamos sobre doctrinas y temas bíblicos.

Reconocemos que los teólogos han diferido históricamente sobre las interpretaciones de algunos temas bíblicos que no son fundamentales para la fe cristiana (ejemplo: el momento de la segunda venida de Cristo).  Podemos vivir como una comunidad cristiana aun con estas diferencias.  Pero para mantener la unidad en nuestra enseñanza, cualquier persona que desea enseñar en uno de los ministerios de la ICFPE tendrá que apoyar la “Declaración de lo Que Enseñamos” en el sentido de no enseñar algo contrario a cualquier tema en esta declaración.

Ha sido elaborado en un formato de bosquejo para facilitar el uso como una herramienta de investigación y estudio.  Nuestro deseo es que este documento anime a nuestra congregación al estudio profundo de la Palabra de Dios, al entendimiento correcto, y a la aplicación individual de la Verdad. El documento es demasiado largo para incluir aquí. Se puede pedir una copia gratis por medio de contactar a la iglesia.

Los temas desarrollados incluyen:

  • Dios
  • La Biblia
  • El Hombre
  • La Salvación
  • La Iglesia
  • Los Ángeles
  • Asuntos Futuros